* Madres Solteras *
* Madres Solteras *
 

 
*Juventud Nazarena de Ciudad del Este Paraguay*
*Galeria de fotos *
*Tema Mi Vocación*
*Humor*
*Poemas Cristianos*
*Temas Juveniles* *Las Emociones*
DECLARACIÓN DE FE
*Elección De La Pareja*
* Estas Solo o Sola ?*
* Madres Solteras *
Mis enlaces favoritos nuevo
imagen
imagen
Bienvenido estimado amigo amiga a otro capítulo sobre conflictos de la juventud. Quisiera cerrar este segmento que denominamos frustraciones, abordando un tema de total actualidad y de muchos trastornos para un sector de la juventud especialmente entre las mujeres como lo son las mamás solteras o solas al momento de criar su hijo.
Hoy en día es normal el conocer mujeres jóvenes o hasta adolescentes dedicadas a criar y educar a su hijo pero solas sin la compañía del esposo, del padre para su hijo, por el simple hecho de que ese fruto de su vientre fue el resultado de un encuentro ocasional amoroso cuando era más joven o porque fue el resultado de una fuerte pasión que luego, con la noticia de la llegada de un hijo, él se fue, la relación terminó, era sólo eso: fuerte pasión pero no amor maduro, y allí quedó una mamá soltera, un hijo que nunca conocerá tal vez a su padre, y una vida que cargará con frustración y resentimiento que de no ser sanado por Dios opaca el brillo de esa joven y sepulta sus esperanzas.
Son muchas las familias hoy en día donde se vive una estructura familiar típica en el sentido que conviven bajo un mismo techo el padre, la madre, los hijos pero por allí camina una personita traviesa de algunos años y algunas libras de peso que, si bien es la nota de alegría de la casa, en realidad es el fruto de un embarazo de algunas de las hijas de esos padres que ha tomado la decisión valiente de continuar con el embarazo y traer a ese hijo al mundo que crecerá criado por toda la familia y que si bien de alguna manera esa buena familia intentará suplir la ausencia afectiva que le proporciona la imagen de un padre, siempre habrá lugar para traumas, lágrimas, y preguntas que responder cuando ese niño crezca, entre a la edad escolar y se enfrente con la vida.
Es común hoy en día encontrarse con madres de vario años cargando con la crianza de alguno de sus nietos, porque su hija trabaja para mantener a su bebé y el padre a desaparecido hace tiempo abandonando a la joven que arrepentida y desilusionada volvió con sus padres.
Claro que los abuelos criarán a ese niño con el mayor esmero, como han criado a sus propios hijos, pero la cruda realidad y las estadísticas demuestran que no es lo mismo y que esa madre soltera sufre y que ese niño sin papá sufrirá cuando sea grande algunas ausencias y conflictos. Hemos mencionado en varias oportunidades que Satanás está empecinado en la letal tarea de destruir la familia. El libro de Génesis o comienzos relata al detalle la formación de la pareja y la familia por el mismo Creador.
La familia es una institución divina, lleva el sello de Dios y por tal motivo es objeto del ataque del Diablo. En muchos casos ese ataque comienza con esas relaciones entre jóvenes que culminan con un embarazo no deseado y luego con una familia seccionada que sólo se puede salvar si se acepta la intervención divina del creador de la familia. Claro que para algunas jovencitas el aborto parece ser una salida rápida y definitiva comparada con la gran responsabilidad de criar a un hijo desde los primeros años de la juventud y sola.
Pero permíteme decirte que si estás pensando en esto de abortar, lo único que lograrás es añadirte un problema más para toda tu vida al cargar con una sensación de culpa y auto desprecio que te hundirán en una depresión crónica, y Satanás saldrá ganando.
No es el pasarle la responsabilidad a tus padres querida joven para que te críen al niño argumentando que aún tienes mucho para disfrutar y no puedes hacerlo con un bebé a cuestas. No es el aborto la salida. Ahora tu dirás bien ¿Qué debo hacer? No puedo volver al pasado y revertir la situación, ¿Tendré que cargar de por vida con este calvario? ¿tendré que vivir toda mi vida fingiendo y ocultando mi dolor para que mi hijo no lo note? ¿Quién se fijará en mi? ¿Quién estará interesado en poner su atención en una mujer que ya fue de otro y que además se atreva a criar y alimentar a un hijo ajeno?...No, no hay esperanzas para mi, estoy condenada continuar mi vida cargando que esta frustración y aceptando migajas de felicidad en lugar de sueños cumplidos, marginación de la sociedad en lugar de buena reputación, resignación en lugar de realización.
No mi querida amiga, tampoco es la solución esa postura resignada y entregada. Como dijimos en las anteriores series de consejos para los frustrados o frustradas, ¡En Dios siempre hay esperanzas! ¿Lo crees?, otra vez ¿Lo crees? Es un asunto de fe como los demás asuntos de la vida cristiana. Quisiera que enfoques tu atención en una madre que se encontró abruptamente sola, con su hijito, desprovista de todo aún del que había sido el padre de su hijo y con la posibilidad de la muerte súbita para su hijo y para ella.
Fue el caso de Agar e Ismael. Leamos por favor Génesis 21.14-20: "Y ella salió y anduvo errante por el desierto de Beerseba. Y le faltó el agua del odre, y hecho al muchacho debajo de un arbusto, y se fue y se sentó en frente a distancia de un tiro de arco; porque decía: No veré cuando el muchacho muera y cuando ella se sentó en frente, el muchacho alzó su voz y lloró. Y oyó Dios la voz del muchacho y el ángel de Dios llamó a Agar desde el cielo, y le dijo: ¿Qué tienes Agar? No temas porque Dios ha oído la voz del muchacho en donde está.
Levántate, alza el muchacho, y sostenlo con tu mano porque yo haré de él una gran nación. Entonces Dios le abrió los ojos y vio una fuente de agua; y fue y llenó el odre de agua, y dio de beber al muchacho.
Y Dios estaba con el muchacho. "No había sido esta la única vez que Agar se había encontrado en una situación de desamparo. Años antes cuando Ismael estaba en su vientre, huyó por el maltrato de Sara, la otra esposa de Abraham pero Dios le salió al encuentro, le animó a que continuara con su embarazo, a que volviera a la comunidad y le consoló con la promesa que de ese hijo saldría una gran nación.
Pero ahora la situación era definitiva. Había sido despedida por el mismo Abraham y no había posibilidad de volver con él. Y allí estaba ella desesperanzada. Con un enorme desierto por delante, la hostilidad de sus conocidos detrás y un niño que alza la voz y llora pidiendo cuidado.
La posibilidad de la muerte para ella y su hijo parecía ser la alternativa más rápida y ella toma la decisión. Deja a su hijo sólo a la intemperie y al calor del desierto, tapa sus oídos para no escuchar el último llanto de agonía por la sed, y es allí cuando es sorprendida por el "Dios que ve", que anima y que provee. En el capitulo 16, cuando ella escapó de mano de Agar, Dios también le salió al encuentro y la animó, Y ella llamó a Dios en aquel lugar: " El Viviente que me ve". ¿No es hermoso?, ¿No te anima el hecho de pensar que Dios te ve?.
¿Sabes?, Agar confió en Dios y como tributo abrió un pozo de aguas en ese desierto que lo llamó: el pozo del viviente que me ve donde posteriormente acampó el otro hijo de Abraham, Isaac. Pero ese pozo está abierto aún para ti querida mamá sola para que saques agua de vida para ti y para tu hijo y esa fuente de aguas está en Dios y en su palabra.
La pregunta que Dios le hizo a Agar te la hace a ti también hoy: ¿Que tienes Agar?, tu dirás tengo miedo de seguir sola, tu dirás tengo dudas de si algún hombre se interesará en mi, tengo rencor hacia aquel que huyó cuando se enteró que estaba embarazada, a hacia aquel que me violó y nunca supo que me dejó embarazada.
A veces tengo odio hacia mi propio hijo porque le veo como la causa por la cual mi vida se arruinó, eso es lo que tengo. ¡Levántate es la orden del Dios Que Te Ve, ¡Alza al muchacho y sostenlo con tu mano, es tu responsabilidad, ¡Te necesita!.
El desierto de este mundo lo quiere destruir pero Dios que permitió en su soberana voluntad que venga a este mundo sin padre y que tu seas la madre, tiene un plan para él y para ti. De ese niño Dios formó una de las naciones más fuertes que habitan este planeta aún hoy: Los Árabes y esa mujer quedó como ejemplo para todas las generaciones y ese pozo abierto para todas las mujeres que se encuentren en esa situación. Dios te ve y ve a tu muchacho, repítetelo cada noche antes de dormir.
Alimenta tu fe por la lectura de la palabra de Dios. Y si nunca has tenido un encuentro con Dios y con el salvador Jesucristo, ahora mismo recíbele por la fe, siente su mano sobre tu hombro, acepta el odre de agua que Él te ofrece y calma tú sed, nace a la vida y prepárate para ver cuán grandes cosas hará Dios contigo.
Satanás, el ladrón, no viene sino para matar, robar, y destruir, pero Cristo ha venido para darte vida y vida en abundancia. Acércate a Él y se parte del plan de dios para ti. ¡Que Dios te bendiga!.
imagen
Si deseas recibir en tu correo electrónico este tema Escríbenos.
imagen
Escríbenos
Haz click en Escríbenos
imagen
imagen